Discussion:
Los guerreros de la justicia social invaden tu entretenimiento.
(demasiado antiguo para responder)
Amigos del P-LIB en la Usenet
2018-04-06 14:14:08 UTC
Permalink
Raw Message
Obtenido de una fuente anónima y traducido del inglés.

# Los guerreros de la justicia social invaden tu entretenimiento.

El pasado 2 de abril de 2018, se publicó en la portada de Enworld un
artículo titulado “¿Aún necesitamos ‘raza’ en Dungeons & Dragons?”. Para
quienes no estén familiarizados con él, cabe aclarar que Dungeons &
Dragons es un juego de rol en el que todos los jugadores menos uno
interpretan y controlan a un héroe fantástico cada uno. El objetivo es
superar los retos planteados por el jugador restante, denominado Señor
de la Mazmorra, para lo cual los jugadores deben cooperar y explotar las
habilidades de cada personaje para resolver los diferentes acertijos,
sobreponerse a los malvados enemigos, y alcanzar sus metas.

Al tratarse de un juego que transcurre en un universo de fantasía, los
personajes que asumen el papel de héroes provienen de trasfondos
diversos y variopintos. Uno puede ser un guardabosques elfo,
especializado en la supervivencia en terreno salvaje. Otro puede ser un
mago humano, capaz de realizar portentos mágicos un número limitado de
veces al día. Tradicionalmente, el origen biológico de cada personaje ha
sido denominado “raza” desde que el juego fuese ideado allá a finales de
los años 70. Los personajes eran de raza elfa, enana, humana o de
cualquier otra que pueda ponerse en la mesa de juego.

El artículo “¿Aún necesitamos ‘raza’ en Dungeons & Dragons?” viene a
preguntarse, por una serie de motivos, si el término “raza” es adecuado,
y señala que cierto juego de gran peso en el mundillo de los juegos de
rol va a asumir oficialmente el término “Ancestry” (podría traducirse
como ascendencia). Se puede consultar el artículo original aquí:
http://www.enworld.org/forum/content.php?5099-Do-We-Still-Need-Race-in-
D-D&s=68bb2798860e305dcc7cc588395d2f9e

Este artículo, en general de escaso interés, no es importante por sí
mismo, sino por las reacciones que ha despertado en la sección de
comentarios. No han tardado en aparecer personas que denuncian que el
término “raza” es ofensivo para las minorías, que las razas no existen
en el mundo real y que para conseguir que los juegos de rol sean
“inclusivos” hay que erradicar el término. En el momento de redactar
este texto, hay cerca de 500 mensajes en la sección de comentarios del
sitio web.

En mi opinión, este evento no es sino uno más en una creciente lista de
sucesos que vienen a indicar que determinados colectivos están tratando
de politizar una industria de entretenimiento tradicionalmente
apolítica. Siempre funciona del mismo modo: se propone un cambio en el
juego o en la presentación de las reglas alegando motivos de
discriminación racial, religiosa o sexual. Cuando alguien se opone a
este cambio, se le tacha de intolerante. Viene a sucederse de la
siguiente manera:

Persona A: No me gusta que los elfos oscuros sean todos malos. Da la
impresión de que los diseñadores del juego piensan que lo que es oscuro
es malo. Eso es opresivo contra los negros. Hay que eliminar a los elfos
oscuros del juego, o cambiarles de nombre.

Persona B: No creo que nadie se sienta oprimido por el hecho de que haya
elfos oscuros en un juego de mesa al que jugamos cuatro gatos. Además,
son uno de los mejores bandos malvados del juego.

Persona A: Yo digo que les llamemos elfos púrpura. Así, seguirán estando
en el juego y no ofenderán a los negros.

Persona B: Yo me opongo a eso, es estúpido cambiarle el nombre a una
facción por uno que suena fatal, para no ofender a un colectivo que ni
siquiera se está dando por ofendido.

Persona A: ¿Qué más te da si los elfos son púrpura o verdes? Lo que pasa
es que quieres que sean elfos “oscuros” para poder matar elfos NEGROS en
tus partidas, porque eres un supremacista blanco y un racista y un
opresor y…

¿Es preocupante que se den estas situaciones? De forma aislada, no. Es
natural que surjan discusiones y se discutan ideas en los entornos
civilizados, y es natural que algunas de estas sean estúpidas. No pasa
nada. Hablando, se entiende la gente. El problema surge cuando de forma
coordinada y organizada, diferentes grupos con afinidades políticas
tratan de incluir su ideario en una plataforma de entretenimiento y de
excluir a cualquiera que no sea partícipe de sus ideas. Se acaban
teniendo manuales de rol como la edición del vigésimo aniversario de
Mago, en el que el propio texto del manual hace comentarios abiertamente
negativos contra Ayn Rand, personaje notorio por su oposición al
socialismo.

Y es que, amigos míos, la discusión sobre si la palabra “raza” es
ofensiva o no no tiene nada que ver con el racismo o la discriminación.
El verdadero objetivo es hacer ceder a las editoriales para que utilicen
la terminología de los guerreros de la justicia social. ¿Por qué? Porque
como bien sabían los chinos de siglos ha, cuando usas deliberadamente la
terminología asociada a un ideario político, estás dando a entender que
lo respaldas. Dicho de otro modo: si cuando publicas un juego de rol
utilizas un término aprobado por los guerreros de la justicia social en
vez del término “raza”, estás dando a entender que apruebas las razones
e ideas de los impulsores del término. Los mismos sólo quieren clavar su
bandera en la editorial y gritar desafiantes “¡Esta editorial es
nuestra! ¡El juego es nuestro!” *

A la larga, esto desemboca en la asimilación identitaria de los
jugadores que adquieren el producto, porque, si juegas a un juego
izquierdista, es que debes de ser un izquierdista. Se produce un círculo
vicioso en el que los jugadores conservadores se automarginan del
mundillo y los clubs de juego sólo absorben jugadores de izquierdas. A
la larga, la afición se politiza. El colectivo de jugadores se convierte
en una herramienta al servicio de la izquierda, al igual que son ahora
los colectivos homosexuales y muchos otros más.

No estamos aún en este punto, ni mucho menos, pero está claro que lo
están intentando. Por eso hay que estar en guardia frente al intrusismo
ideológico. Yo, por mi parte, no pienso comprar nunca un juego de rol
mancillado por los guerreros de la justicia social. Si la editorial
quiere que compre sus productos, no debe darme a entender que me odia a
mí y a todo lo que represento.

* Opinión del traductor: el equivalente más fácil de entender para un
* español sería el uso de la expresión "todos y todas" para indicar
* respaldo a colectivos feministas. El mero hecho de emplear esta forma
* de hablar indica automáticamente cuáles son las afiliaciones políticas
* del hablante.
--
Aviso: La actividad de los simpatizantes del P-LIB en la Usenet es
extraoficial, y sus declaraciones no representan necesariamente el
punto de vista del partido.

Partido Libertario (P-LIB)
¡Libertad es prosperidad!

SEDE: c/ Ferraz, 28, 2º Izq., 28008 Madrid
Tel.: 917 586 853
Fax: 915 416 035
SITIO WEB: www.p-lib.es
CORREO ELECTRÓNICO: ***@p-lib.es
noury
2018-04-06 14:59:14 UTC
Permalink
Raw Message
El 06/04/2018 a las 16:14, Amigos del P-LIB en la Usenet escribió:
No han tardado en aparecer personas que denuncian que el
Post by Amigos del P-LIB en la Usenet
término “raza” es ofensivo para las minorías, que las razas no existen
en el mundo real
Quienes creen que las razas no existen en el mundo real, son tan
inbéciles conmo quienes confunden políticos presos con presos políticos.

Algunos son doblemente imbéciles, ya que creen que las razas no existen,
y además confunden políticos presos con presos políticos como por
ejemplo el follamoros Alberto Izquierdo Jiménez, que por cierto está
además a favor de la implantación de la Sharia en España... Toda una
joya, vamos.


**********
El hijo de la gran puta antipatriota follamoros de Alberto Izquierdo
Jiménez escribió el día 22 Jun 2017 07:01:09 -0700 (PDT) lo siguiente:



Y luego dicen que Podemos esta financiada por los iranies. Ojala y
llevaran la Sharia en su programa. Los votaba ahora mismo.



https://groups.google.com/forum/#!original/es.charla.politica.misc/tRzPS0-R67s/E_uOVnvPAAAJ
Loading...