El caso Magdalida Puigserver o el feminismo feminicida
Discussion:
El caso Magdalida Puigserver o el feminismo feminicida
Add Reply
Linuxero Ubuntu Linux
2018-07-31 10:22:05 UTC
Responder
Permalink
Raw Message
El caso Magdalida Puigserver o el feminismo feminicida

30/07/2018 Redaccion Casta, Destacados

http://ramblalibre.com/2018/07/30/el-caso-magdalida-puigserver-o-el-feminismo-feminicida/


Enrique de Diego.

Magdalida Puigserver se ha apresurado a solicitar el indulto de Juana
Rivas. Toda vez que la folclórica del feminismo de Maracena no sirve
como heroína aún se puede obtener algún rédito de ella como mártir.
Magdalida Puigserver ha respondido como se esperaba de ella mostrando su
militante feminismo, que le permite cobrar a fin de mes, porque
Magdalida es consellera de Bienestar y Derechos Sociales. Los conceptos
son utilizados de manera perversa, pues Magdalida debería ser tenida por
consellera de malestar y enemiga de los derechos personales.

Magdalida, en realidad, se dedica a separar a Madres e Hijos sin que le
tiemble el pulso y obtiene por cada uno de los niños de los que se
apropia y destruye entre 4.000 y 6.000 euros mensuales de fondos de la
Unión Europea, una entidad que subvenciona nuestra destrucción como
sociedad y nuestra decadencia demográfica, mediante la destrucción de
las familias.

Las más perjudicadas, las peores tratadas son las mujeres que para mayor
sarcasmo son maltratadas en nombre del feminismo feminicida. A Cristina
López, por ejemplo, el IMAS (Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales)
le ha arrebatado su hijo para mantener un negocio abyecto de destrucción
de seres humanos, a cuyo frente está Magdalida Puigserver, la que se ha
apresurado a solicitar el indulto para Juana Rivas.

La situación es muchísimo peor que en el franquismo. Lo de Sor María y
las monjas es una broma al lado del genocidio que están perpetrando los
servicios sociales (antisociales) por toda España, con toda su
parafernalia autonómica de Institutos, organismos, acogidas, centros,
gabinetes de psicólogos. Este genocidio silenciado, con técnicas
claramente nazis o estalinistas, lo mismo da, se perpetra, sobre todo,
en nombre de la izquierda y el feminismo, con lo que muchas de las
víctimas están desarmadas, como fieles medievales acusados de herejía
por la Inquisición.

La izquierda no es ya una idea, ni tan siquiera una ética difusa, sino
un simple negocio de gentuza mercenaria, fácilmente comprable, que
siempre tiene un precio, pero que adormece su conciencia mediante
carretadas de moralina vacua. El heteropatriarcado nunca ha existido, es
un invento, una patente de corso para que vivan y saqueen las
Magdalidas. Estamos ante estructuras depredadoras y parasitarias que
viven de provocar el mal. Téngase en cuenta que cualquier madre es capaz
de tomar decisiones mucho más convenientes y protectoras para sus hijos
que cualquier trabajadora social o cualquier psicóloga o cualquier
espécimen de los nuevos campos de exterminio. En este esquema, la
derecha ocupa el papel de convidado de piedra, manteniendo las
estructuras destructivas, que deben ser eliminadas, al tiempo que la
izquierda y la derecha actuales, que son simples castas parasitarias.

Este feminismo feminicida tiene algunas características llamativas y
reseñables:

Ninguno de los que da consejos y toma medidas sobre los hijos de
los demás tiene hijos;
Sus titulaciones y carreras no tienen utilidad social ninguna salvo
amparados en el funcionariado y la capacidad coercitiva del Estado. Esto
quiere decir que si la sociedad quiere sobrevivir los servicios sociales
deben ser cerrados.
A lo que se dedican es a provocar sufrimiento y a generar
conflictos –trabajadores sociales, gabinetes de psicólogos- para
justificar su existencia
Los psicólogos y psicólogas de los Juzgados de Familia, de
Violencia contra la Mujer y de los equipos psicosociales de
Ayuntamientos y Autonomías por lo común son personas muy perturbadas con
graves problemas directamente psiquiátricos.
Aúnan su condición destructiva camuflándose bajo supuestas
moralinas, entre las que es bastante habitual la del feminismo, desde la
que maltratan a las mujeres, especialmente si tienen la condición de madres.
Son los nuevos nazis instalados en las estructuras del Estado y con
mucha frecuencia militando en partidos de izquierdas o siguiendo sus
argumentarios políticamente correctos.
a***@gmail.com
2018-08-01 09:36:01 UTC
Responder
Permalink
Raw Message
Menuda panda hijaputas. A ver si llega pronto la crisis y se mueren todas de hambre.
Post by Linuxero Ubuntu Linux
El caso Magdalida Puigserver o el feminismo feminicida
30/07/2018 Redaccion Casta, Destacados
http://ramblalibre.com/2018/07/30/el-caso-magdalida-puigserver-o-el-feminismo-feminicida/
Enrique de Diego.
Magdalida Puigserver se ha apresurado a solicitar el indulto de Juana
Rivas. Toda vez que la folclórica del feminismo de Maracena no sirve
como heroína aún se puede obtener algún rédito de ella como mártir.
Magdalida Puigserver ha respondido como se esperaba de ella mostrando su
militante feminismo, que le permite cobrar a fin de mes, porque
Magdalida es consellera de Bienestar y Derechos Sociales. Los conceptos
son utilizados de manera perversa, pues Magdalida debería ser tenida por
consellera de malestar y enemiga de los derechos personales.
Magdalida, en realidad, se dedica a separar a Madres e Hijos sin que le
tiemble el pulso y obtiene por cada uno de los niños de los que se
apropia y destruye entre 4.000 y 6.000 euros mensuales de fondos de la
Unión Europea, una entidad que subvenciona nuestra destrucción como
sociedad y nuestra decadencia demográfica, mediante la destrucción de
las familias.
Las más perjudicadas, las peores tratadas son las mujeres que para mayor
sarcasmo son maltratadas en nombre del feminismo feminicida. A Cristina
López, por ejemplo, el IMAS (Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales)
le ha arrebatado su hijo para mantener un negocio abyecto de destrucción
de seres humanos, a cuyo frente está Magdalida Puigserver, la que se ha
apresurado a solicitar el indulto para Juana Rivas.
La situación es muchísimo peor que en el franquismo. Lo de Sor María y
las monjas es una broma al lado del genocidio que están perpetrando los
servicios sociales (antisociales) por toda España, con toda su
parafernalia autonómica de Institutos, organismos, acogidas, centros,
gabinetes de psicólogos. Este genocidio silenciado, con técnicas
claramente nazis o estalinistas, lo mismo da, se perpetra, sobre todo,
en nombre de la izquierda y el feminismo, con lo que muchas de las
víctimas están desarmadas, como fieles medievales acusados de herejía
por la Inquisición.
La izquierda no es ya una idea, ni tan siquiera una ética difusa, sino
un simple negocio de gentuza mercenaria, fácilmente comprable, que
siempre tiene un precio, pero que adormece su conciencia mediante
carretadas de moralina vacua. El heteropatriarcado nunca ha existido, es
un invento, una patente de corso para que vivan y saqueen las
Magdalidas. Estamos ante estructuras depredadoras y parasitarias que
viven de provocar el mal. Téngase en cuenta que cualquier madre es capaz
de tomar decisiones mucho más convenientes y protectoras para sus hijos
que cualquier trabajadora social o cualquier psicóloga o cualquier
espécimen de los nuevos campos de exterminio. En este esquema, la
derecha ocupa el papel de convidado de piedra, manteniendo las
estructuras destructivas, que deben ser eliminadas, al tiempo que la
izquierda y la derecha actuales, que son simples castas parasitarias.
Este feminismo feminicida tiene algunas características llamativas y
Ninguno de los que da consejos y toma medidas sobre los hijos de
los demás tiene hijos;
Sus titulaciones y carreras no tienen utilidad social ninguna salvo
amparados en el funcionariado y la capacidad coercitiva del Estado. Esto
quiere decir que si la sociedad quiere sobrevivir los servicios sociales
deben ser cerrados.
A lo que se dedican es a provocar sufrimiento y a generar
conflictos –trabajadores sociales, gabinetes de psicólogos- para
justificar su existencia
Los psicólogos y psicólogas de los Juzgados de Familia, de
Violencia contra la Mujer y de los equipos psicosociales de
Ayuntamientos y Autonomías por lo común son personas muy perturbadas con
graves problemas directamente psiquiátricos.
Aúnan su condición destructiva camuflándose bajo supuestas
moralinas, entre las que es bastante habitual la del feminismo, desde la
que maltratan a las mujeres, especialmente si tienen la condición de madres.
Son los nuevos nazis instalados en las estructuras del Estado y con
mucha frecuencia militando en partidos de izquierdas o siguiendo sus
argumentarios políticamente correctos.
Loading...