Discussion:
Lo que Europa debe a la España franquista
(demasiado antiguo para responder)
Paquito Mercadero
2018-03-25 00:28:17 UTC
Permalink
Raw Message
http://www.alertadigital.com/2018/02/25/lo-que-europa-debe-a-la-espana-franquista/

Pío Moa

Lo que Europa debe a la España franquista
Como podrán comprobar, las siguientes tesis suponen una revisión en
profundidad o reenfoque del régimen anterior, que he detallado en mi
libro Los mitos del franquismo Creo que sin esa imprescindible revisión,
la democracia continuará involucionando y poniendo en peligro nuevamente
la propia existencia de España, como ocurrió con el Frente Popular. Va
siendo hora de aclarar la realidad histórica de la que venimos a la gran
turba de ilusos de izquierda y separatistas que tanto embuste han
tragado, y a los aún más necios derechistas que dicen que hay que olvidarla.

1. El franquismo derrotó a un Frente Popular compuesto de totalitarios y
separatistas. Sin ser democrático, salvó elementos más fundamentales que
un determinado sistema político: la unidad nacional, la cultura
cristiana, la libertad personal y la propiedad privada. Esta es una gran
deuda que tenemos los españoles con aquel régimen.
2. Al derrotar al Frente Popular, el franquismo evitó que Europa se
viese emparedada al este y al oeste por regímenes soviéticos, con el
añadido de una Francia izquierdista muy simpatizante de ellos. Esta es
una deuda que tienen los europeos con aquel régimen español.

3. El franquismo permitió a España librarse de la II Guerra Mundial, lo
que por lo pronto ha significado dos cosas: evitó a los españoles
víctimas y destrucciones sin cuento; y ahorró a España la carga moral de
las atrocidades cometidas por nazis, soviéticos y también por los
aliados anglosajones.

4. En el plano internacional, la no participación de España en aquella
contienda benefició estratégicamente y en gran medida a los Aliados,
beneficio que estos pagaron con mil provocaciones y un aislamiento no ya
injusto sino criminal, pues intentaba crear en España una hambruna
masiva para derribar a un régimen que los españoles se empeñaban en no
derribar.

5. Junto con el aislamiento, España tuvo que soportar una guerra de
guerrillas comunista, el maquis, que fue vencido al no conseguir apoyo
popular. Lo que revela que la reconciliación era ya un hecho para la
gran mayoría. Por contraste, en Grecia, otra guerra de guerrillas
comunista obligó a Inglaterra a darse por vencida en su apoyo al
gobierno griego, siendo relevada por Usa, y solo así lograron vencer a
los comunistas.

6. Al terminar la II Guerra Mundial, Europa quedó dividida en una parte
occidental bajo tutela de Usa, y otra oriental bajo el poder directo de
Moscú. Fue el resultado de la inevitable colaboración de los
anglosajones con Stalin para derrotar a Alemania. Por ello Europa
Occidental tiene una deuda moral y política con el ejército de Usa,
deuda de la que está libre España, gracias al franquismo.

7.- Asimismo, Europa occidental y los aliados tienen una gran deuda con
la URSS de Stalin, que corrió con el grueso del esfuerzo y el sacrificio
de la guerra. España también está libre de esa deuda, pues derrotó
indirectamente a Stalin en España.

8.- En la posguerra, la España de Franco debió reconstruirse en
condiciones extremadamente adversas. Y, contra lo que pretenden
historiadores propagandistas pero demuestran las estadísticas, consiguió
reconstruirse con verdadera brillantez dadas las circunstancias, sin
deber nada al Plan Marshall, es decir, sin la deuda económica que,
sumada a la moral y política, pesa sobre Europa occidental. Y al mismo
tiempo que se reconstruía, derrotaba al maquis, frustraba los peores
estragos del aislamiento y finalmente derrotaba también a este en la
escena internacional. Nunca desde hacía siglos podían estar los
españoles más satisfechos de sí mismos y confiar tanto en sus propias
fuerzas.

9. Una vez liberado del aislamiento, y aprovechando la base económica
creada en los años 40 y 50, España se convirtió en uno de los países de
más rápido crecimiento económico del mundo, reduciendo con rapidez la
brecha con los países ricos de Europa. Fue otra victoria de máximo
alcance, pues permitiría el paso a una democracia sin convulsiones, hoy
puesta en serio peligro por los antifranquistas nostálgicos del Frente
Popular.

10. El franquismo, sin ser democrático, careció de oposición
democrática. No hubo un solo demócrata en sus cárceles. La oposición fue
siempre totalitaria: comunista y/o terrorista. Fue un régimen que frente
a los totalitarismos mantuvo un alto grado de libertad personal, aunque
para ello y para preservar la unidad nacional y las bases cristianas de
la cultura europea, necesitó restringir –pero no anular–, las libertades
políticas de los partidos.

11. A falta de oposición democrática interna, el franquismo debió
afrontar siempre la hostilidad de diversas democracias de Europa
occidental. De países que no se debían a sí mismas ni su democracia ni
su prosperidad, sino a la intervención militar useña y a la ayuda
económica posterior.

12. En la lucha contra el expansionismo soviético de la guerra fría, la
España franquista colaboró de manera invalorable no solo permitiendo
bases militares useñas – sin perder soberanía– sino, más aún, asegurando
en la retaguardia eurooccidental un país estable, fiable, sin las
poderosas quintas columnas comunistas existentes en Francia o Italia, y
sin convulsiones periódicas de huelgas generales y disturbios graves
como los que culminaron en el Mayo francés. Por supuesto, los países de
Europa occidental jamás agradecieron tampoco este importante beneficio.

13. El franquismo se volvió improrrogable, no por oposición política
interna ni por la hostilidad exterior, sino por dos razones muy
distintas: a) porque el Concilio Vaticano II vació ideológicamente al
régimen que había salvado a la Iglesia del exterminio y se había
declarado católico. Dicho vaciamiento pudo haber provocado un derrumbe
catastrófico del régimen. b) Si el derrumbe, con el consiguiente caos,
no ocurrió, se debió a que el franquismo había creado una sociedad muy
distinta a la de la república, una sociedad próspera, políticamente
moderada y sin los odios que condujeron a la guerra civil, y que por lo
tanto ya no precisaba las restricciones políticas anteriores. Ello hizo
posible el paso a la democracia de la ley a la ley, por la evolución
propia y no por intervenciones militares useñas, como en el resto de
Europa occidental.

14. En suma, el franquismo venció todo lo que el Frente Popular
significaba por su propia composición política: separatismo,
totalitarismo, persecución religiosa, destrucción del patrimonio
histórico y artístico del país, anulación de las libertades personales y
políticas; rehízo material y moralmente a España en las condiciones más
arduas; desafió y venció las agresiones y las peores presiones
internacionales; libró al país de las tremendas cargas morales y
políticas que contrajeron los demás países de Europa occidental; y ayudó
a estos frente al expansionismo soviético, pese a la hostilidad que le
manifestaban los propios ayudados; y finalmente dejó un país próspero,
reconciliado, libre de los odios que destrozaron la república, apto para
una democracia no convulsa.

15. Pese a todos esos logros históricos sin parangón en al menos dos
siglos de España, no ha habido régimen más calumniado y sobre el que se
han contado tantas mentiras a los españoles. Todo ello a cargo de los
nostálgicos del Frente Popular, cuyas señas de identidad son, como lo
fueron en la guerra y antes, una enorme corrupción; promoción y
financiación de los separatismos; ataque permanente a las libertades
políticas y personales con leyes antidemocráticas; cesión ilegal de la
independencia y soberanía, antaño a Stalin, hoy a oscuras burocracias
exteriores; falsificación sistemática de la historia y recuperación de
los viejos odios republicanos. Y hay que añadir actualmente: acelerada
colonización cultural por el inglés y desplazamiento progresivo del
español como lengua de cultura; conversión de las fuerzas armadas en un
ejército inmerso en operaciones de interés ajeno, bajo mando ajeno y en
idioma ajeno; conversión de la colonia de Gibraltar en un emporio de
negocios opacos, siendo el peñón la única colonia en territorio europeo,
que invade nuestro país en un punto estratégico, verdadera violación
permanente de España por un país a quien tienen por amigo y aliado tales
partidos y políticos…

Urge, evidentemente, una reacción, que debe pasar por restablecer la
verdad histórica. Nada hay más peligroso para la cultura, la democracia
y la integridad de España que el continuo ataque y falsificación de su
historia, que no se limita al franquismo sino que llega a todas sus
épocas, para desmoralizar a los españoles con una visión negativa y
envilecedora de su pasado y oscurecer su presente y su porvenir.
Españuelo
2018-03-25 17:11:19 UTC
Permalink
Raw Message
Post by Paquito Mercadero
http://www.alertadigital.com/2018/02/25/lo-que-europa-debe-a-la-espana-franquista/
Pío Moa
Lo que Europa debe a la España franquista
Como podrán comprobar, las siguientes tesis suponen una revisión en
profundidad o reenfoque del régimen anterior, que he detallado en mi
libro Los mitos del franquismo Creo que sin esa imprescindible revisión,
la democracia continuará involucionando y poniendo en peligro nuevamente
la propia existencia de España, como ocurrió con el Frente Popular. Va
siendo hora de aclarar la realidad histórica de la que venimos a la gran
turba de ilusos de izquierda y separatistas que tanto embuste han
tragado, y a los aún más necios derechistas que dicen que hay que olvidarla.
1. El franquismo derrotó a un Frente Popular compuesto de totalitarios y
separatistas. Sin ser democrático, salvó elementos más fundamentales que
un determinado sistema político: la unidad nacional, la cultura
cristiana, la libertad personal y la propiedad privada. Esta es una gran
deuda que tenemos los españoles con aquel régimen.
2. Al derrotar al Frente Popular, el franquismo evitó que Europa se
viese emparedada al este y al oeste por regímenes soviéticos, con el
añadido de una Francia izquierdista muy simpatizante de ellos. Esta es
una deuda que tienen los europeos con aquel régimen español.
3. El franquismo permitió a España librarse de la II Guerra Mundial, lo
que por lo pronto ha significado dos cosas: evitó a los españoles
víctimas y destrucciones sin cuento; y ahorró a España la carga moral de
las atrocidades cometidas por nazis, soviéticos y también por los
aliados anglosajones.
4. En el plano internacional, la no participación de España en aquella
contienda benefició estratégicamente y en gran medida a los Aliados,
beneficio que estos pagaron con mil provocaciones y un aislamiento no ya
injusto sino criminal, pues intentaba crear en España una hambruna
masiva para derribar a un régimen que los españoles se empeñaban en no
derribar.
5. Junto con el aislamiento, España tuvo que soportar una guerra de
guerrillas comunista, el maquis, que fue vencido al no conseguir apoyo
popular. Lo que revela que la reconciliación era ya un hecho para la
gran mayoría. Por contraste, en Grecia, otra guerra de guerrillas
comunista obligó a Inglaterra a darse por vencida en su apoyo al
gobierno griego, siendo relevada por Usa, y solo así lograron vencer a
los comunistas.
6. Al terminar la II Guerra Mundial, Europa quedó dividida en una parte
occidental bajo tutela de Usa, y otra oriental bajo el poder directo de
Moscú. Fue el resultado de la inevitable colaboración de los
anglosajones con Stalin para derrotar a Alemania. Por ello Europa
Occidental tiene una deuda moral y política con el ejército de Usa,
deuda de la que está libre España, gracias al franquismo.
7.- Asimismo, Europa occidental y los aliados tienen una gran deuda con
la URSS de Stalin, que corrió con el grueso del esfuerzo y el sacrificio
de la guerra. España también está libre de esa deuda, pues derrotó
indirectamente a Stalin en España.
8.- En la posguerra, la España de Franco debió reconstruirse en
condiciones extremadamente adversas. Y, contra lo que pretenden
historiadores propagandistas pero demuestran las estadísticas, consiguió
reconstruirse con verdadera brillantez dadas las circunstancias, sin
deber nada al Plan Marshall, es decir, sin la deuda económica que,
sumada a la moral y política, pesa sobre Europa occidental. Y al mismo
tiempo que se reconstruía, derrotaba al maquis, frustraba los peores
estragos del aislamiento y finalmente derrotaba también a este en la
escena internacional. Nunca desde hacía siglos podían estar los
españoles más satisfechos de sí mismos y confiar tanto en sus propias
fuerzas.
9. Una vez liberado del aislamiento, y aprovechando la base económica
creada en los años 40 y 50, España se convirtió en uno de los países de
más rápido crecimiento económico del mundo, reduciendo con rapidez la
brecha con los países ricos de Europa. Fue otra victoria de máximo
alcance, pues permitiría el paso a una democracia sin convulsiones, hoy
puesta en serio peligro por los antifranquistas nostálgicos del Frente
Popular.
10. El franquismo, sin ser democrático, careció de oposición
democrática. No hubo un solo demócrata en sus cárceles. La oposición fue
siempre totalitaria: comunista y/o terrorista. Fue un régimen que frente
a los totalitarismos mantuvo un alto grado de libertad personal, aunque
para ello y para preservar la unidad nacional y las bases cristianas de
la cultura europea, necesitó restringir –pero no anular–, las libertades
políticas de los partidos.
11. A falta de oposición democrática interna, el franquismo debió
afrontar siempre la hostilidad de diversas democracias de Europa
occidental. De países que no se debían a sí mismas ni su democracia ni
su prosperidad, sino a la intervención militar useña y a la ayuda
económica posterior.
12. En la lucha contra el expansionismo soviético de la guerra fría, la
España franquista colaboró de manera invalorable no solo permitiendo
bases militares useñas – sin perder soberanía– sino, más aún, asegurando
en la retaguardia eurooccidental un país estable, fiable, sin las
poderosas quintas columnas comunistas existentes en Francia o Italia, y
sin convulsiones periódicas de huelgas generales y disturbios graves
como los que culminaron en el Mayo francés. Por supuesto, los países de
Europa occidental jamás agradecieron tampoco este importante beneficio.
13. El franquismo se volvió improrrogable, no por oposición política
interna ni por la hostilidad exterior, sino por dos razones muy
distintas: a) porque el Concilio Vaticano II vació ideológicamente al
régimen que había salvado a la Iglesia del exterminio y se había
declarado católico. Dicho vaciamiento pudo haber provocado un derrumbe
catastrófico del régimen. b) Si el derrumbe, con el consiguiente caos,
no ocurrió, se debió a que el franquismo había creado una sociedad muy
distinta a la de la república, una sociedad próspera, políticamente
moderada y sin los odios que condujeron a la guerra civil, y que por lo
tanto ya no precisaba las restricciones políticas anteriores. Ello hizo
posible el paso a la democracia de la ley a la ley, por la evolución
propia y no por intervenciones militares useñas, como en el resto de
Europa occidental.
14. En suma, el franquismo venció todo lo que el Frente Popular
significaba por su propia composición política: separatismo,
totalitarismo, persecución religiosa, destrucción del patrimonio
histórico y artístico del país, anulación de las libertades personales y
políticas; rehízo material y moralmente a España en las condiciones más
arduas; desafió y venció las agresiones y las peores presiones
internacionales; libró al país de las tremendas cargas morales y
políticas que contrajeron los demás países de Europa occidental; y ayudó
a estos frente al expansionismo soviético, pese a la hostilidad que le
manifestaban los propios ayudados; y finalmente dejó un país próspero,
reconciliado, libre de los odios que destrozaron la república, apto para
una democracia no convulsa.
15. Pese a todos esos logros históricos sin parangón en al menos dos
siglos de España, no ha habido régimen más calumniado y sobre el que se
han contado tantas mentiras a los españoles. Todo ello a cargo de los
nostálgicos del Frente Popular, cuyas señas de identidad son, como lo
fueron en la guerra y antes, una enorme corrupción; promoción y
financiación de los separatismos; ataque permanente a las libertades
políticas y personales con leyes antidemocráticas; cesión ilegal de la
independencia y soberanía, antaño a Stalin, hoy a oscuras burocracias
exteriores; falsificación sistemática de la historia y recuperación de
los viejos odios republicanos. Y hay que añadir actualmente: acelerada
colonización cultural por el inglés y desplazamiento progresivo del
español como lengua de cultura; conversión de las fuerzas armadas en un
ejército inmerso en operaciones de interés ajeno, bajo mando ajeno y en
idioma ajeno; conversión de la colonia de Gibraltar en un emporio de
negocios opacos, siendo el peñón la única colonia en territorio europeo,
que invade nuestro país en un punto estratégico, verdadera violación
permanente de España por un país a quien tienen por amigo y aliado tales
partidos y políticos…
Urge, evidentemente, una reacción, que debe pasar por restablecer la
verdad histórica. Nada hay más peligroso para la cultura, la democracia
y la integridad de España que el continuo ataque y falsificación de su
historia, que no se limita al franquismo sino que llega a todas sus
épocas, para desmoralizar a los españoles con una visión negativa y
envilecedora de su pasado y oscurecer su presente y su porvenir.
Sólo hay dos opciones entre dictaduras castellana, si es cuestión de
elegir sería mejor la dictadura franquista, pero ambas dictaduras me son
ajenas ya que los castellanos sólo pueden vivir en dictaduras.

Loading...