¡Viva Santiago Matamoros!
Discussion:
¡Viva Santiago Matamoros!
Add Reply
Alberto
2018-07-25 14:17:04 UTC
Responder
Permalink
Raw Message
¡Viva Santiago Matamoros!
OPINIÓN PUBLICADO EL MIÉRCOLES, 25 JULIO 2018 15:02 ESCRITO POR JOSELE
SÁNCHEZ

https://latribunadeespana.com/opinion/viva-santiago-matamoros-2

Gracias a la intercesión de Santiago Matamoros (y a un hecho fundamental
que ya no se estudia en los colegios, la victoria en la Batalla de las
Navas de Tolosa) las niñas españolas se casarán con quien ellas quieran
y no con quien decida su padre, no tendrán que ir cubiertas desde la
cabeza hasta los pies, no tendrán que soportar que su marido tenga
cuantas esposas desee y que, en el caso de que ellas sean infieles, sean
apedreadas hasta la muerte. Gracias a nuestro patrón, a Santiago
Matamoros, a las niñas no se les practica la ablación de clítoris para
mayor gloria del profeta Mahoma y quienes se sienten atraídos por
personas del mismo sexo no son decapitados.









Hoy celebro, desde el exilio, la fiesta del patrón de mi patria,
Santiago de Compostela, un patrón que ha pasado a la historia con el
precioso y controvertido nombre de “Santiago Matamoros”. En La Tribuna
de España, lejos de avergonzarnos de nuestra historia y de nuestra
cultura, la ensalzamos, la difundimos a escala internacional y nos
sentimos bien orgullosos del pasado de una nación, ¡antaño un Imperio en
el que nunca se ponía el sol! y que fue capaz de llevar la fe de Cristo
allende los mares.



En una España en la que el buenismo predominante en los medios de
comunicación y su influencia en una opinión pública, cada día más
inculta y moldeable, desde La Tribuna de España hoy queremos lanzar
–aunque sea virtual y cibernético- un encendido ¡Viva Santiago Matamoros!







Como bien sabe nos importa un carajo aquello de la corrección política
que tanto daño está haciendo a la patria. Santiago Matamoros, el
mismísimo apóstol Santiago que entró en España por Cartagena (algo que
la mayoría de españoles desconoce), el hijo de Zebedeo y el hermano del
apóstol Juan, aquel al que se refirió Jesús desde la Cruz, poco antes de
expirar, cuando dijo a María: “Madre, ahí tienes a tu hijo” y
refiriéndose al apóstol amado le dijo “Hijo, ahí tienes a tu madre”…



Habla la historia (o la tradición, que también es un modo de escribir
nuestra propia historia) que cuando Santiago estaba ya desesperado de
predicar y no encontrar entendimiento entre la gente de la vieja
Hispania y estando descansando a orillas del Ebro, en Cesaraugusta
(Zaragoza), se le apareció la Virgen María (que desde entonces es la
Virgen del Pilar, patrona también de España) y le animó en no desistir
en su proyecto de evangelización.





El sobre nombre de “Matamoros” se remonta al reinado e Ramiro I,
fallecido en el año 850 y que había sucedido en el trono a su tío
Alfonso el Casto, muerto dos años antes. Entonces, los moros reclamaron
el tributo de las cien doncellas (cincuenta hidalgas y cincuenta
plebeyas) que tenían impuesto a los cristianos. Pero a diferencia de la
mayoría de reyes que ha tenido España (sobre todo, desde la llegada al
poder de los Borbones), Ramiro I era un valiente y un patriota que se
negó a plegarse a las exigencias de los infieles de la media luna. Dice
la historia que a Ramiro I se le apareció el Apóstol Santiago animando
al monarca a luchar contra los moros al grito de “¡Dios ayuda a
Santiago!”, y que los moros serían derrotados. Aquella gloriosa jornada
de las armas cristianas será la fundación de la Orden de Santiago.



Posteriormente, en la batalla de Hacinas entre el Conde Fernán González
(muerto en 970) y el caudillo moro Almanzor, aparece otra vez Santiago,
que le dice al conde de Castilla: “¡Ferrando de Castiella, hoy te crece
gran bando!”. Utilizando por primera vez el grito de “¡Santiago y cierra
España!” nuestros soldados vuelven a vencer a los moros.



Gracias a nuestro patrón, los moros fueron perdiendo batallas hasta ser
expulsados de España, una expulsión ganada con sangre, sudor y lágrimas
que -muchos siglos después- cobardes y traidores gobernantes están
entregando al enemigo permitiendo la constante y progresiva islamización
de la patria mediante una inmigración ilegal perfectamente diseñada para
reconquistar lo que perdieron con las armas.



Por eso hoy es un día de júbilo y de gratitud a nuestro patrón, a
Santiago Matamoros.



Gracias a su intercesión (y a un hecho fundamental que ya no se estudia
en los colegios, la victoria en la Batalla de las Navas de Tolosa) las
niñas españolas se casarán con quien ellas quieran y no con quien decida
su padre, no tendrán que ir cubiertas desde la cabeza hasta los pies, no
tendrán que soportar que su marido tenga cuantas esposas desee y que, en
el caso de que ellas sean infieles, sean apedreadas hasta la muerte.
Gracias a nuestro patrón, a Santiago Matamoros, a las niñas no se les
practica la ablación de clítoris para mayor gloria del profeta Mahoma y
quienes se sienten atraídos por personas del mismo sexo no son decapitados.





Me siento, nos sentimos en La Tribuna de España, muy orgullosos de
nuestra historia y de la cultura de nuestra patria y de nuestro
continente, de unos valores que no estamos dispuestos a entregar al
enemigo, a esa subcivilización ¡cuatro escalas por debajo de la nuestra
en la teoría de la evolución de Darwin! que pretende reconquistar España
y Europa.



Por eso, desde este lugar del Tercer Mundo en el que por desgracia vivo
en el exilio, hoy celebro la festividad de Santiago Apóstol y le pido a
Dios, y rezo a nuestro Santiago Matamoros, porque siga defendiéndonos
del infiel musulmán que habita más abajo del españolísimo Peñón de
Gibraltar.



¡Viva Santiago Matamoros! ¡Arriba España!
Linuxero
2018-07-25 21:17:43 UTC
Responder
Permalink
Raw Message
Falta hace que surja en este país un lider como el Santiago Matamoros
essse. Pero yo ya me conformaría con que surgiera aquí un Salvini como
el de Italia que nos salvara del desastre.




El 25/07/2018 a las 16:17, Alberto escribió:
¡Viva Santiago Matamoros!
OPINIÓN PUBLICADO EL MIÉRCOLES, 25 JULIO 2018 15:02 ESCRITO POR JOSELE
SÁNCHEZ

https://latribunadeespana.com/opinion/viva-santiago-matamoros-2

Gracias a la intercesión de Santiago Matamoros (y a un hecho fundamental
que ya no se estudia en los colegios, la victoria en la Batalla de las
Navas de Tolosa) las niñas españolas se casarán con quien ellas quieran
y no con quien decida su padre, no tendrán que ir cubiertas desde la
cabeza hasta los pies, no tendrán que soportar que su marido tenga
cuantas esposas desee y que, en el caso de que ellas sean infieles, sean
apedreadas hasta la muerte. Gracias a nuestro patrón, a Santiago
Matamoros, a las niñas no se les practica la ablación de clítoris para
mayor gloria del profeta Mahoma y quienes se sienten atraídos por
personas del mismo sexo no son decapitados.









Hoy celebro, desde el exilio, la fiesta del patrón de mi patria,
Santiago de Compostela, un patrón que ha pasado a la historia con el
precioso y controvertido nombre de “Santiago Matamoros”. En La Tribuna
de España, lejos de avergonzarnos de nuestra historia y de nuestra
cultura, la ensalzamos, la difundimos a escala internacional y nos
sentimos bien orgullosos del pasado de una nación, ¡antaño un Imperio en
el que nunca se ponía el sol! y que fue capaz de llevar la fe de Cristo
allende los mares.



En una España en la que el buenismo predominante en los medios de
comunicación y su influencia en una opinión pública, cada día más
inculta y moldeable, desde La Tribuna de España hoy queremos lanzar
–aunque sea virtual y cibernético- un encendido ¡Viva Santiago Matamoros!







Como bien sabe nos importa un carajo aquello de la corrección política
que tanto daño está haciendo a la patria. Santiago Matamoros, el
mismísimo apóstol Santiago que entró en España por Cartagena (algo que
la mayoría de españoles desconoce), el hijo de Zebedeo y el hermano del
apóstol Juan, aquel al que se refirió Jesús desde la Cruz, poco antes de
expirar, cuando dijo a María: “Madre, ahí tienes a tu hijo” y
refiriéndose al apóstol amado le dijo “Hijo, ahí tienes a tu madre”…



Habla la historia (o la tradición, que también es un modo de escribir
nuestra propia historia) que cuando Santiago estaba ya desesperado de
predicar y no encontrar entendimiento entre la gente de la vieja
Hispania y estando descansando a orillas del Ebro, en Cesaraugusta
(Zaragoza), se le apareció la Virgen María (que desde entonces es la
Virgen del Pilar, patrona también de España) y le animó en no desistir
en su proyecto de evangelización.





El sobre nombre de “Matamoros” se remonta al reinado e Ramiro I,
fallecido en el año 850 y que había sucedido en el trono a su tío
Alfonso el Casto, muerto dos años antes. Entonces, los moros reclamaron
el tributo de las cien doncellas (cincuenta hidalgas y cincuenta
plebeyas) que tenían impuesto a los cristianos. Pero a diferencia de la
mayoría de reyes que ha tenido España (sobre todo, desde la llegada al
poder de los Borbones), Ramiro I era un valiente y un patriota que se
negó a plegarse a las exigencias de los infieles de la media luna. Dice
la historia que a Ramiro I se le apareció el Apóstol Santiago animando
al monarca a luchar contra los moros al grito de “¡Dios ayuda a
Santiago!”, y que los moros serían derrotados. Aquella gloriosa jornada
de las armas cristianas será la fundación de la Orden de Santiago.



Posteriormente, en la batalla de Hacinas entre el Conde Fernán González
(muerto en 970) y el caudillo moro Almanzor, aparece otra vez Santiago,
que le dice al conde de Castilla: “¡Ferrando de Castiella, hoy te crece
gran bando!”. Utilizando por primera vez el grito de “¡Santiago y cierra
España!” nuestros soldados vuelven a vencer a los moros.



Gracias a nuestro patrón, los moros fueron perdiendo batallas hasta ser
expulsados de España, una expulsión ganada con sangre, sudor y lágrimas
que -muchos siglos después- cobardes y traidores gobernantes están
entregando al enemigo permitiendo la constante y progresiva islamización
de la patria mediante una inmigración ilegal perfectamente diseñada para
reconquistar lo que perdieron con las armas.



Por eso hoy es un día de júbilo y de gratitud a nuestro patrón, a
Santiago Matamoros.



Gracias a su intercesión (y a un hecho fundamental que ya no se estudia
en los colegios, la victoria en la Batalla de las Navas de Tolosa) las
niñas españolas se casarán con quien ellas quieran y no con quien decida
su padre, no tendrán que ir cubiertas desde la cabeza hasta los pies, no
tendrán que soportar que su marido tenga cuantas esposas desee y que, en
el caso de que ellas sean infieles, sean apedreadas hasta la muerte.
Gracias a nuestro patrón, a Santiago Matamoros, a las niñas no se les
practica la ablación de clítoris para mayor gloria del profeta Mahoma y
quienes se sienten atraídos por personas del mismo sexo no son decapitados.





Me siento, nos sentimos en La Tribuna de España, muy orgullosos de
nuestra historia y de la cultura de nuestra patria y de nuestro
continente, de unos valores que no estamos dispuestos a entregar al
enemigo, a esa subcivilización ¡cuatro escalas por debajo de la nuestra
en la teoría de la evolución de Darwin! que pretende reconquistar España
y Europa.



Por eso, desde este lugar del Tercer Mundo en el que por desgracia vivo
en el exilio, hoy celebro la festividad de Santiago Apóstol y le pido a
Dios, y rezo a nuestro Santiago Matamoros, porque siga defendiéndonos
del infiel musulmán que habita más abajo del españolísimo Peñón de
Gibraltar.



¡Viva Santiago Matamoros! ¡Arriba España!
Alboroto Matamoscas
2018-07-26 14:31:23 UTC
Responder
Permalink
Raw Message
Falta hace que surja en este país un lider como el Santiago Matamoros
essse. Pero yo ya me conformaría con que surgiera aquí un Salvini como
el de Italia que nos salvara del desastre.




El 25/07/2018 a las 16:17, Alberto escribió:
¡Viva Santiago Matamoros!
OPINIÓN PUBLICADO EL MIÉRCOLES, 25 JULIO 2018 15:02 ESCRITO POR JOSELE
SÁNCHEZ

https://latribunadeespana.com/opinion/viva-santiago-matamoros-2

Gracias a la intercesión de Santiago Matamoros (y a un hecho fundamental
que ya no se estudia en los colegios, la victoria en la Batalla de las
Navas de Tolosa) las niñas españolas se casarán con quien ellas quieran
y no con quien decida su padre, no tendrán que ir cubiertas desde la
cabeza hasta los pies, no tendrán que soportar que su marido tenga
cuantas esposas desee y que, en el caso de que ellas sean infieles, sean
apedreadas hasta la muerte. Gracias a nuestro patrón, a Santiago
Matamoros, a las niñas no se les practica la ablación de clítoris para
mayor gloria del profeta Mahoma y quienes se sienten atraídos por
personas del mismo sexo no son decapitados.

Loading...