rancisco Ayala se defiende: "Han convertido mi amabilidad en acusaciones de acoso sexual
Discussion:
rancisco Ayala se defiende: "Han convertido mi amabilidad en acusaciones de acoso sexual
(demasiado antiguo para responder)
Linuxero Ubuntu Linux
2018-07-13 11:21:04 UTC
Permalink
Raw Message
https://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/1055315-francisco-ayala-se-defiende-han-convertido-mi-amabilidad-acusaciones-de-acoso-sexual.html

halconx
**** ***** *****

Fecha de Ingreso: 12-octubre-2009
Mensajes: 398
Gracias: 297
735 Agradecimientos de 181 mensajes
Francisco Ayala se defiende: "Han convertido mi amabilidad en
acusaciones de acoso sexual.- El Mundo
http://www.elmundo.es/papel/historias/2018/07/13/5b4771a5e2704ed8b18b4585.html

Pocas personas quedan ya en este mundo que escriban sus trabajos a
lápiz. Pocos alumnos de doctorado se han visto en la situación de
esparcir las cenizas de su director de tesis en una montaña. La de
Francisco Ayala (Madrid, 1934) es la historia de una vida poco
convencional. Es una de las máximas figuras mundiales en Genética y
Evolución. Hasta hace unos días ostentaba el título exclusivo y único de
University Professor, el más elevado de la Universidad de California,
Irvine (EEUU), a pesar de que tres de sus colegas son Premio Nobel. Se
ha dedicado por entero a la Ciencia y se enfrenta ahora al reto de
defenderse de tres acusaciones de acoso sexual. Nadie las ha podido
verificar. La Universidad de California, Irvine mantiene en secreto un
informe laboral -en el marco del Título IX de universidades sobre abuso
sexual-, sin validez penal y al amparo de una ley del Estado de
California que prohíbe su difusión. Afectado y dolido por unas
acusaciones que considera infundadas y por una reacción de la
universidad que considera desproporcionada, Ayala nos habla por teléfono
desde su casa en el campus universitario de Irvine.

¿Cómo se encuentra?

Bien, relativamente hablando en el contexto de estas acusaciones tan
poco justificadas por razones que no implican, en mi modo de ver, ningún
acoso sexual.

¿De qué le acusan?

De cumplidos que yo tenía la costumbre de dar o de haber besado en la
mejilla, como se saluda en muchas partes de Europa y aquí también.
Aunque ahora estoy mejorando y ya no uso esos términos con personas que
no tengo familiaridad íntima, para que no me vuelva a pasar lo que ha
ocurrido con las tres mujeres que me han acusado.

¿No son cuatro las denunciantes?

En el comunicado de la Universidad se habla también de una estudiante.
Me acusó de haber estado en un sitio cerca de ella y de que la había
tocado por detrás. La universidad desechó inmediatamente esa acusación.
Así que sólo queda la acusación de las otras tres mujeres.

La universidad habla de un acoso reiterado. ¿Qué ocurrió exactamente?

Me llegó una acusación de estas mujeres a las que yo simplemente
expresaba cumplidos. Son mujeres a quienes yo conocía y a las que,
cuando estaban juntas, saludaba con expresiones como «qué placer estar
junto a unas mujeres tan guapas». Ni siquiera quiere decir que uno
piense que lo son, es una simple cordialidad. Estos saludos los hacía
muy raramente, aunque la universidad los menciona como si fueran muy
frecuentes.

¿Han exagerado su comportamiento?

Mis cumplidos no eran íntimos. La intención de ser amable y cordial, lo
han convertido en acusaciones de acoso sexual. Estas tres mujeres lo han
interpretado de una forma diferente y la universidad les ha apoyado y lo
ha llevado a un extremo extraordinario: quitarme de la universidad y mi
nombre asociado a la Facultad de Ciencias Biológicas y a la Biblioteca
de Ciencias. Estoy tremendamente afectado por la mala interpretación de
estas acciones que no son más que cortesías.

La investigación se recoge en un informe laboral interno de la
universidad. Los periodistas no tenemos acceso y no podemos contrastar
la información que le acusa. Esto también complica su defensa. ¿Puede
usted solicitar que se publique el contenido del informe?

Ni yo, ni mi esposa, podemos hacer público el informe porque la
universidad lo prohíbe. Hacerlo nos llevaría a un pleito, a entrar en
cuestiones de litigación. El problema es que no puedo defenderme de
manera pública y oficial porque no se han hecho públicas las
acusaciones. Como se trata de unos cumplidos, la universidad no quiere
divulgar la naturaleza de las acusaciones porque son triviales.

Si son falsas, ¿por qué le han hecho esto?

Hay muchas explicaciones a las que no quiero entrar porque implican
evaluaciones negativas del rector y de otras personas. En todo caso, son
sólo suposiciones y sus motivos ulteriores los desconozco. Hay varias
personas que me han confiado su opinión, pero yo no tengo evidencia
alguna de lo que me han dicho.
También ha recibido el apoyo de científicos relevantes que han trabajado
con usted.
Mi comportamiento con las tres mujeres era cortés, con palabras amables,
como atestiguan todas las mujeres y hombres que se han quejado a la
universidad de su reacción contra mí. Son un grupo distinguido de 50
personas internacionales y otro grupo, de 18 mujeres, también
profesionales de la universidad. Se quejan de cómo se me ha tratado en
este caso. Pero el que está más sorprendido de ésto soy yo. John Avise,
que es miembro de la Academia de Ciencias, como yo, está muy preocupado
por todo esto y muy triste de que la universidad haya actuado como lo ha
hecho

¿Cree que existe una incongruencia entre las acusaciones y su
trayectoria profesional?

En mi vocación a la Religión y luego a la Ciencia he tratado de hacer el
bien y que mis buenas acciones tuvieran el mayor impacto. Eso fue lo que
me llevó a ser dominico. Más adelante pensé que era mejor que dedicara
mi carrera a la Ciencia. Esto es lo que he asumido desde el año 1961,
cuando dejé de ser dominico. Uno de mis mayores esfuerzos intelectuales
es mostrar que la Religión y la Ciencia son compatibles.

Usted fue reconocido con un importante y cuantioso galardón, el premio
Templeton, y lo donó a la universidad que le acusa.

El premio Templeton se concede una vez al año a una única persona. No se
da, como los premios Nobel, a distintos campos de la Ciencia, por lo que
la cuantía es aún mayor. Pedí que el millón de libras esterlinas del
premio lo mandaran directamente a la universidad. Esto sorprendió a los
administradores del premio Templeton. Es frecuente que los premiados
donen una parte, pero no todo, como fue mi caso.

Después de lo que ha ocurrido ¿Se arrepiente de haber donado ese dinero?

No sólo les di el premio Templeton, sino 10 millones de dólares a través
de varios años. Dimos todos nuestros ahorros, hasta el último penique.
No me arrepiento de haberlo donado porque creo que fue bueno para ayudar
a estudiantes y a profesores. Lo que es sorprendente es que rechazan los
honores que asignaron a mi donación, pero no me devuelven el dinero.
Esto es una inconsistencia.

¿Esta situación ha interrumpido algún trabajo o investigación que
estuviera en curso?

Sí. El hecho de no llevar este caso a los tribunales es porque me
absorbería completamente. El litigio llevaría varios años, con muchas
complicaciones y quiero seguir con mi trabajo. En estos momentos trabajo
en dos libros, y en dos artículos científicos. Uno de ellos se publicará
muy pronto en las Actas de la Academia Americana de Ciencias (la revista
PNAS). También he tenido que cancelar mi colaboración con dos
investigadores que pensaban venir a verme y quedarse varios meses
trabajando aquí conmigo, porque ya no tengo vinculación oficial con la
universidad.

¿Cómo va a poder seguir con su trabajo?

Ahora estoy en un proceso de transición. No tengo acceso a la
universidad y mi ordenador está todavía allí. Espero que nos dejen
sacarlo pronto. Vamos a transformar la casita que tengo de invitados en
mi oficina y Denise Chilcote, que lleva trabajando conmigo más de 30
años en UCI, va a venir a trabajar allí. Seguirá transcribiendo mis
textos de la versión a lápiz.

Algunas personas creen que en su comportamiento puede haber un choque
cultural, otras dicen que hay un anacronismo. ¿Dice usted que todo su
trabajo lo escribe a lápiz?

Sí. Mi manera de escribir mis artículos y mis libros es poco común
porque lo escribo todo a lápiz. Denise Chilcote transcribe mi trabajo al
ordenador. La ventaja de escribir como yo lo hago es que lo que escribo
a mano ya es prácticamente la versión final, raramente edito mis
manuscritos o la versión impresa. Los autores frecuentemente escriben y
reescriben. Yo escribo una vez y después de haber pensado las cosas con
cuidado.

Esos manuscritos tienen un valor. ¿Qué va a hacer con ellos?

La Sociedad Filosófica Estadounidense, fundada por Benjamin Franklin, es
posiblemente la organización más distinguida en Estados Unidos, aún más
que la Academia de Ciencias. Sus oficinas están en Filadelfia, en los
edificios donde se declaró la independencia de Estados Unidos. Allí
guardan archivos en salas de temperatura controlada. La colección
incluye manuscritos de autores importantes en evolución y genética. Hace
muchos años me pidieron mis propios archivos. Acepté mandarlos cuando me
jubilara. Ahora, con mi reciente jubilación, les he informado que ya no
estoy dispuesto a mandárselos.
La vida no convencional de Francisco Ayala le hizo vivir hace más de
cuatro décadas una relación muy especial con una de las figuras clave
del estudio moderno de la Evolución, Theodosius Dobzhansky.
La relación que tuvo con Theodosius Dobzhansky, su director de tesis, no
es como la que se daría hoy entre un profesor y un alumno. ¿Cómo fue?
Con Dobzhansky, fundador de la teoría moderna de la evolución, llegué a
establecer una relación personal muy importante, como la de un padre o
un hermano mayor, hasta tal punto, que cuando me mudé de la Universidad
de Columbia a la Universidad de California Davis, me pidió que le
llevara conmigo como profesor asociado. Fue el padrino de mi boda, jugó
con mis hijos de pequeños y nos vimos a diario hasta que murió de un
ataque al corazón en 1975.
Dicen que cuando murió, usted estaba con él.
Murió en mi coche. Dobzhansky padecía de leucemia, una leucemia suave
que no le impedía trabajar todos los días. Un día faltó a su laboratorio
y me alarmé. Pedí a un vecino que se acercara a su casa. Estaba
sufriendo un ataque al corazón. Llamé a su médico, quien me dijo que lo
llevara de inmediato al servicio a urgencias. Pero murió en el trayecto.
Esparcí sus cenizas, como había pedido, en las montañas de Sierra Nevada
(California) donde había hecho su investigación.

=====
Hilo completo.
https://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/1055315-francisco-ayala-se-defiende-han-convertido-mi-amabilidad-acusaciones-de-acoso-sexual.html
Linuxero Ubuntu Linux
2018-07-13 11:42:10 UTC
Permalink
Raw Message
Francisco Ayala. corregido.

====

https://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/1055315-francisco-ayala-se-defiende-han-convertido-mi-amabilidad-acusaciones-de-acoso-sexual.html

halconx
**** ***** *****

Fecha de Ingreso: 12-octubre-2009
Mensajes: 398
Gracias: 297
735 Agradecimientos de 181 mensajes
Francisco Ayala se defiende: "Han convertido mi amabilidad en
acusaciones de acoso sexual.- El Mundo
http://www.elmundo.es/papel/historias/2018/07/13/5b4771a5e2704ed8b18b4585.html

Pocas personas quedan ya en este mundo que escriban sus trabajos a
lápiz. Pocos alumnos de doctorado se han visto en la situación de
esparcir las cenizas de su director de tesis en una montaña. La de
Francisco Ayala (Madrid, 1934) es la historia de una vida poco
convencional. Es una de las máximas figuras mundiales en Genética y
Evolución. Hasta hace unos días ostentaba el título exclusivo y único de
University Professor, el más elevado de la Universidad de California,
Irvine (EEUU), a pesar de que tres de sus colegas son Premio Nobel. Se
ha dedicado por entero a la Ciencia y se enfrenta ahora al reto de
defenderse de tres acusaciones de acoso sexual. Nadie las ha podido
verificar. La Universidad de California, Irvine mantiene en secreto un
informe laboral -en el marco del Título IX de universidades sobre abuso
sexual-, sin validez penal y al amparo de una ley del Estado de
California que prohíbe su difusión. Afectado y dolido por unas
acusaciones que considera infundadas y por una reacción de la
universidad que considera desproporcionada, Ayala nos habla por teléfono
desde su casa en el campus universitario de Irvine.

¿Cómo se encuentra?

Bien, relativamente hablando en el contexto de estas acusaciones tan
poco justificadas por razones que no implican, en mi modo de ver, ningún
acoso sexual.

¿De qué le acusan?

De cumplidos que yo tenía la costumbre de dar o de haber besado en la
mejilla, como se saluda en muchas partes de Europa y aquí también.
Aunque ahora estoy mejorando y ya no uso esos términos con personas que
no tengo familiaridad íntima, para que no me vuelva a pasar lo que ha
ocurrido con las tres mujeres que me han acusado.

¿No son cuatro las denunciantes?

En el comunicado de la Universidad se habla también de una estudiante.
Me acusó de haber estado en un sitio cerca de ella y de que la había
tocado por detrás. La universidad desechó inmediatamente esa acusación.
Así que sólo queda la acusación de las otras tres mujeres.

La universidad habla de un acoso reiterado. ¿Qué ocurrió exactamente?

Me llegó una acusación de estas mujeres a las que yo simplemente
expresaba cumplidos. Son mujeres a quienes yo conocía y a las que,
cuando estaban juntas, saludaba con expresiones como «qué placer estar
junto a unas mujeres tan guapas». Ni siquiera quiere decir que uno
piense que lo son, es una simple cordialidad. Estos saludos los hacía
muy raramente, aunque la universidad los menciona como si fueran muy
frecuentes.

¿Han exagerado su comportamiento?

Mis cumplidos no eran íntimos. La intención de ser amable y cordial, lo
han convertido en acusaciones de acoso sexual. Estas tres mujeres lo han
interpretado de una forma diferente y la universidad les ha apoyado y lo
ha llevado a un extremo extraordinario: quitarme de la universidad y mi
nombre asociado a la Facultad de Ciencias Biológicas y a la Biblioteca
de Ciencias. Estoy tremendamente afectado por la mala interpretación de
estas acciones que no son más que cortesías.

La investigación se recoge en un informe laboral interno de la
universidad. Los periodistas no tenemos acceso y no podemos contrastar
la información que le acusa. Esto también complica su defensa. ¿Puede
usted solicitar que se publique el contenido del informe?

Ni yo, ni mi esposa, podemos hacer público el informe porque la
universidad lo prohíbe. Hacerlo nos llevaría a un pleito, a entrar en
cuestiones de litigación. El problema es que no puedo defenderme de
manera pública y oficial porque no se han hecho públicas las
acusaciones. Como se trata de unos cumplidos, la universidad no quiere
divulgar la naturaleza de las acusaciones porque son triviales.

Si son falsas, ¿por qué le han hecho esto?

Hay muchas explicaciones a las que no quiero entrar porque implican
evaluaciones negativas del rector y de otras personas. En todo caso, son
sólo suposiciones y sus motivos ulteriores los desconozco. Hay varias
personas que me han confiado su opinión, pero yo no tengo evidencia
alguna de lo que me han dicho.
También ha recibido el apoyo de científicos relevantes que han trabajado
con usted.
Mi comportamiento con las tres mujeres era cortés, con palabras amables,
como atestiguan todas las mujeres y hombres que se han quejado a la
universidad de su reacción contra mí. Son un grupo distinguido de 50
personas internacionales y otro grupo, de 18 mujeres, también
profesionales de la universidad. Se quejan de cómo se me ha tratado en
este caso. Pero el que está más sorprendido de ésto soy yo. John Avise,
que es miembro de la Academia de Ciencias, como yo, está muy preocupado
por todo esto y muy triste de que la universidad haya actuado como lo ha
hecho

¿Cree que existe una incongruencia entre las acusaciones y su
trayectoria profesional?

En mi vocación a la Religión y luego a la Ciencia he tratado de hacer el
bien y que mis buenas acciones tuvieran el mayor impacto. Eso fue lo que
me llevó a ser dominico. Más adelante pensé que era mejor que dedicara
mi carrera a la Ciencia. Esto es lo que he asumido desde el año 1961,
cuando dejé de ser dominico. Uno de mis mayores esfuerzos intelectuales
es mostrar que la Religión y la Ciencia son compatibles.

Usted fue reconocido con un importante y cuantioso galardón, el premio
Templeton, y lo donó a la universidad que le acusa.

El premio Templeton se concede una vez al año a una única persona. No se
da, como los premios Nobel, a distintos campos de la Ciencia, por lo que
la cuantía es aún mayor. Pedí que el millón de libras esterlinas del
premio lo mandaran directamente a la universidad. Esto sorprendió a los
administradores del premio Templeton. Es frecuente que los premiados
donen una parte, pero no todo, como fue mi caso.

Después de lo que ha ocurrido ¿Se arrepiente de haber donado ese dinero?

No sólo les di el premio Templeton, sino 10 millones de dólares a través
de varios años. Dimos todos nuestros ahorros, hasta el último penique.
No me arrepiento de haberlo donado porque creo que fue bueno para ayudar
a estudiantes y a profesores. Lo que es sorprendente es que rechazan los
honores que asignaron a mi donación, pero no me devuelven el dinero.
Esto es una inconsistencia.

¿Esta situación ha interrumpido algún trabajo o investigación que
estuviera en curso?

Sí. El hecho de no llevar este caso a los tribunales es porque me
absorbería completamente. El litigio llevaría varios años, con muchas
complicaciones y quiero seguir con mi trabajo. En estos momentos trabajo
en dos libros, y en dos artículos científicos. Uno de ellos se publicará
muy pronto en las Actas de la Academia Americana de Ciencias (la revista
PNAS). También he tenido que cancelar mi colaboración con dos
investigadores que pensaban venir a verme y quedarse varios meses
trabajando aquí conmigo, porque ya no tengo vinculación oficial con la
universidad.

¿Cómo va a poder seguir con su trabajo?

Ahora estoy en un proceso de transición. No tengo acceso a la
universidad y mi ordenador está todavía allí. Espero que nos dejen
sacarlo pronto. Vamos a transformar la casita que tengo de invitados en
mi oficina y Denise Chilcote, que lleva trabajando conmigo más de 30
años en UCI, va a venir a trabajar allí. Seguirá transcribiendo mis
textos de la versión a lápiz.

Algunas personas creen que en su comportamiento puede haber un choque
cultural, otras dicen que hay un anacronismo. ¿Dice usted que todo su
trabajo lo escribe a lápiz?

Sí. Mi manera de escribir mis artículos y mis libros es poco común
porque lo escribo todo a lápiz. Denise Chilcote transcribe mi trabajo al
ordenador. La ventaja de escribir como yo lo hago es que lo que escribo
a mano ya es prácticamente la versión final, raramente edito mis
manuscritos o la versión impresa. Los autores frecuentemente escriben y
reescriben. Yo escribo una vez y después de haber pensado las cosas con
cuidado.

Esos manuscritos tienen un valor. ¿Qué va a hacer con ellos?

La Sociedad Filosófica Estadounidense, fundada por Benjamin Franklin, es
posiblemente la organización más distinguida en Estados Unidos, aún más
que la Academia de Ciencias. Sus oficinas están en Filadelfia, en los
edificios donde se declaró la independencia de Estados Unidos. Allí
guardan archivos en salas de temperatura controlada. La colección
incluye manuscritos de autores importantes en evolución y genética. Hace
muchos años me pidieron mis propios archivos. Acepté mandarlos cuando me
jubilara. Ahora, con mi reciente jubilación, les he informado que ya no
estoy dispuesto a mandárselos.
La vida no convencional de Francisco Ayala le hizo vivir hace más de
cuatro décadas una relación muy especial con una de las figuras clave
del estudio moderno de la Evolución, Theodosius Dobzhansky.
La relación que tuvo con Theodosius Dobzhansky, su director de tesis, no
es como la que se daría hoy entre un profesor y un alumno. ¿Cómo fue?
Con Dobzhansky, fundador de la teoría moderna de la evolución, llegué a
establecer una relación personal muy importante, como la de un padre o
un hermano mayor, hasta tal punto, que cuando me mudé de la Universidad
de Columbia a la Universidad de California Davis, me pidió que le
llevara conmigo como profesor asociado. Fue el padrino de mi boda, jugó
con mis hijos de pequeños y nos vimos a diario hasta que murió de un
ataque al corazón en 1975.
Dicen que cuando murió, usted estaba con él.
Murió en mi coche. Dobzhansky padecía de leucemia, una leucemia suave
que no le impedía trabajar todos los días. Un día faltó a su laboratorio
y me alarmé. Pedí a un vecino que se acercara a su casa. Estaba
sufriendo un ataque al corazón. Llamé a su médico, quien me dijo que lo
llevara de inmediato al servicio a urgencias. Pero murió en el trayecto.
Esparcí sus cenizas, como había pedido, en las montañas de Sierra Nevada
(California) donde había hecho su investigación.

=====
Hilo completo.
https://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/1055315-francisco-ayala-se-defiende-han-convertido-mi-amabilidad-acusaciones-de-acoso-sexual.html
Alboroto Matamoscas
2018-07-17 11:37:03 UTC
Permalink
Raw Message
Todas estas Leyes, les van muy bien a las que se dedican al negocio carnal.
El Partido Libertario (P-LIB) rechaza la propuesta de reforma
legislativa del Gobierno, dada a conocer el pasado martes por su
Vicepresidenta, Carmen Calvo, según la cual el consentimiento sexual
expresado con hechos, de forma tácita, o simplemente con una fórmula
diferente de un “sí” deje de ser legalmente válido en el caso de que la
persona que dé dicho consentimiento sea una mujer.
En primer lugar, una medida de este tipo sería imposible de llevar a la
práctica. No es cierto que el código penal de Suecia, que la
vicepresidenta toma como modelo, requiera el consentimiento mediante un
“sí” expreso, sino que indica que “a la hora de evaluar la
voluntariedad, se tendrá cuenta si esta se expresó con palabras, hechos
o de alguna otra manera”.
La violación es un gravísimo delito al que una medida de este tipo no
ayudaría a combatir. Por el contrario, diluiría el delito de violación
etiquetando como tal a relaciones sexuales voluntarias y aumentando en
la práctica la discrecionalidad de las condenas. Lo opuesto a lo que en
teoría se desea evitar.
La proliferación de medidas legislativas politizadas como esta sólo
puede conducir a un código penal cada vez más vacío de contenido y a una
menor seguridad jurídica. Este es el enésimo caso de aplicación de
diferentes criterios legales para diferentes grupos de población al
aplicar un criterio de voluntariedad para las mujeres distinto al de los
hombres, algo a lo que los libertarios siempre nos hemos opuesto. No
parece que se hayan previsto las relaciones entre personas del mismo
sexo, de hecho ni siquiera parece que los miembros del Gobierno sean
capaces de concebir el que una mujer lleve la iniciativa en una relación
sexual, ya que dar un “sí” implica una propuesta previa.
En relación al anuncio de la Vicepresidenta del Gobierno, la Secretaria
General del Partido Libertario, Roxana Nicula, ha declarado que “lejos
de centrarse en la persecución del delito de violación, el Gobierno,
además de negarnos el derecho de autodefensa, se dedica a establecer
criterios de voluntariedad distintos para hombres y mujeres. El
paternalismo del Gobierno sí es expreso en esta propuesta sexista”.
Loading...