Discussion:
El arancel Cambó.
(demasiado antiguo para responder)
gsmiga
2009-07-07 16:59:08 UTC
Permalink
Es necesario dar a conocer algo de lo mucho que España hizo por Cataluña, más
que nada, porque los tiempos que vivimos, y más aún los que se avecinan, van
en sentido contrario.
Hoy no se habla más que de "balanzas fiscales", y "aportaciones de Cataluña
al Estado", como si en lugar de aportar los ciudadanos a través de sus impues
tos, lo hiciesen las regiones, cosa completamente incierta.
Pero como vivimos en el mundo de la falacia, es permisible todo lo que contri
buya a dar la impresión de que Cataluña ha estado esquilmada, hasta ahora, por
el resto de España.
Es necesario que expliquemos por qué hay la presión que existe para que se
apruebe el estatuto catalán, que está en vísperas, lo que permitirá, entre
otras cosas, una relación privilegiada en el aspecto económico de Cataluña con
el "resto" del Estado que va quedando.
Esta exigencia tiene su orígen en que las élites catalanas siempre han envidia
do el privilegiado "concierto" y "cupo" vasconavarro, que les permite recaudar
a ellos los tributos, y pagar al Estado un raquítico 10% de lo recogido, al
tiempo que se benefician de los servicios generales del Estado-como la Seguri
dad Social, por ejemplo-sin "rascar" un solo euro de la bolsa.
Naturalmente, los catalanes se dijeron..."pues nosotros también". Y todo ha si
do rapiñar fondos del Estado luchando con los Gobiernos centrales, hasta que
llegó Zapatero, en que la cosa ya comenzó a marchar cuesta abajo.
Conviene señalar que Cataluña nunca buscó la reparación de la desigual injusti
cia que se tolera hacia Vascongadas y Navarra, sino extenderla hacia sí misma,
y pasar a tener una relación privilegiada con el Estado al igual que aquellas.
En la Transición se pudo haber aprovechado para igualar a todas las provincias,
porque si se trataba de comenzar de nuevo, ningún sentido tenía partir del pri
vilegio injustificable de unas regiones sobre otras. No se hizo así, y se creó
una Constitución con un título VIII, que lleva en sí el germen del desventra
miento del Estado que ya se aproxima, de la mano de la señora Casas-pro separa
tista-y sus cuates del TC.
Pero ahora cumple señalar la forma en que Cataluña se ha beneficiado, largo y
tendido del resto de España, sin reconocerlo y aún negándolo, que tiene su re
cochineo. Y a tal efecto, dedicaremos las siguientes líneas.

Como región industrial puntera de España, Cataluña siempre obtuvo un trato favo
ravle para la comercialización de sus productos en el mercado interior. Ya he
relatado en nota anterior algunas de las características del beneficio catalán
en cuanto a la "colocación" de su producción y la ayuda estatal en tal empeño.
Desde 1737, se ha dotado a las hilaturas catalanas de un régimen de monopolio
en cuanto al aprovechamiento del mercado español. Ojo, porque en la época que
citamos, el mercado abarcaba Hispanoamérica y Filipinas, aparte de las Maria
nas, las Palao y otras dependencias menores del Pacífico. Tremendo mercado.
Fué precísamente la pérdida del "jugosísimo" mercado "ultramarino", cuyo monopo
lio textil disfrutaban los tejedores catalanes, lo que produjo la irritación su
pina en el patriciado catalán por la anulación de un enorme porcentaje de su
producción que ahora habrían de reducir forzosamente. Allí comenzó a alborear
el "nacionalismo independentista catalán". Por causa del vil metal, como siem
pre. Y esto es así, porque las grandes burguesías no tienen más patria que la
bolsa.
Cuando llegó el siglo XX, Cataluña había seguido monopolizando el mercado inter
no español-ya muy reducido, como acabamos de ver-y se había acostumbrado a
trabajar en régimen de monopolio, con lo cual su competitividad de cara al exte
rior se había reducido mucho. No tanto en cuanto a la calidad de las telas,
sino en cuanto a los costes de producción y comercialización. Por eso, el Go
bierno español, acosado por los gastos de la recientemente disputada-y perdida-
querra hispano-norteamericana, decidió en 1912, liberalizar el mercado con el
fín de no mantener compromisos exclusivos con las diversas producciones espa
ñolas y dejar que se desenvolviesen en el mercado interno en régimen de libre
competencia.
Los catalanes pusieron el grito en el cielo. No estaban acostumbrados a compe
tir en mercado abierto, y estimaban que el mercado español debería pertenecer
les en exclusiva, como hasta la fecha había ocurrido. Lo que dió lugar a una
exacerbación del independentismo, y a la constante remisión a Madrid de las co
rrespondientes "comisiones" de fabricantes para "arreglar" el asunto catalán.
Hubo otro efecto más feo, que dió lugar al comienzo del pistolerismo catalán,
con las luchas entre las organizaciones sindicales y patronales, que decidieron
usar el despido masivo de obreros de los telares como medio de presión ante
Madrid, con objeto de volver a disfrutar de un mercado "cautivo" para su pro
ducción.
Esto se vió confirmado por la participación-en un primer momento-de la burgue
sía fabricante en la Huelga General de 1917, a instancias del señor Cambó, que
en aquellos momentos era un ferviente independentista. Luego, acabaría como
partidario de Franco...qué vueltas da el mundo...¿a que sí?
El caso es que, como ha sucedido siempre, se acabó atendiendo a las peticiones
catalanas, y se aplicó un ARANCEL, no menos del 36%-una auténtica salvajada-
para todas las hilaturas que tratasen de competir en el mercado español...que
con semejante recargo no podían competir con los productos catalanes. Volvie
ron a adueñarse del mercado patrio, claro está. Así cualquiera.
Dicho ARANCEL, imjplantado a sugerencia de Cambó en 1922, se mantuvo en vigor,
ininterrumpidamente, hasta 1960. En dicha fecha fué abolido para, entre otros
efectos benéficos, permitir el crecimiento industrial en el resto del país.
De modo que los polos industriales dejaron de estar reducidos a Vascongadas y
Cataluña, y se desarrolaron industrias en lugares como Pontevedra, Asturias,
Cádiz, Navarra, Tarragona, Madrid, Santander, ctc...Pero debe quedar constan
cia de que consiguieron lo que pretendían, que no era sino la continuidad de
la política comercial desde antes de Fernando VII hasta la reseñada fecha de
1960, con la exígua excepción de los años que discurren entre 1913-1922.
Verdad es que a Cataluña, dada la prosperidad de los años siguientes, y el
ventajoso cambio de nuestra peseta, le permitían exportar al exterior un volu
men no inferior al 46% de su producción. El resto lo tenían asegurado en el
mercado interior.
Con razón los dorados años sesenta fueron los del "milagro español", con un
cremiento exponencial del PIB entre un 6-7%, cuando Europa crecía a razón de
un 4-6%. Gracias al Plan de Estabilización de 1959, se abandonó la práctica
autárquica, lo que benefició nuestro desarrollo económico de manera singular. Y
fueron las regiones industrializadas como Cataluña y Vascongadas, las más bene
ficiadas y consideradas los "motores" de nuestro desarrollo.
Motores, cierto, pero con la inversión y apoyo del resto de España y de sus Go
biernos de cualquier época desde Carlos III. Que ahora, en medio de su egoísmo,
se olvidan de recordar. Y con un Presidente desconocedor dee nuestra Historia,
aparte de dogmático, radical y sectario...lo tienen a huevo, dicho sea con per
dón. Que se vaya sabiendo...
2x3 2x3 2x3
2009-07-07 22:02:35 UTC
Permalink
Estimado Gsmiga, parece ser que la previsible, aunque no prevista, pérdida
del mercado exterior, Hispanoamérica, Filipinas, Marianas, etc., hizo que
los productores catalanes procuraran retardarlo lo maximo posible,
generalmente por la fuerza, mediante el envío de fuerzas de oposición a los
movimientos independentistas de ultramar; dicho a las claras, que los
catalanes favorecieron el envío de sosdaditos de reemplazo, pobrecillos que
mediante el sistema de "cuotas" no podian impedir ser enviados a la fuerza a
guerras que solo incumbian a la oligarquía catalana, pero cada día que se
posponía la independencia de uno de esos paises eran pelas que se ganaban y
a los miserables y rapaces oligarcas catalanes eso les supone un beneficio
que no están dispuestos a perder, aunque fuese a costa de la sangre
de...unos desgraciados. Recordemos hechos como la "semana trágica de
Barcelona", cuando ya los pobrecillos y sus familiares se iban dando cuenta
de a quien beneficiaban en realidad esas guerras lejanas en las que que solo
mueren nuestros hijos y solo ganais vosotros, cabrones, los mismos que ahora
quereis seguir llenando vuestro bolsillo con el trabajo de los demás.

Claro que, en España, el pretender vivir del trabajo de los demás,
generalmente muy bien, es cosa secular y archiconocida, así fenómenos como
la existencia de hasta CUATRO policías (Guardia civil, Policía nacional,
Policía local, Policía autonómica), sindicatos que cobran de tres sitios, al
menos, simultáneamente (El estado, las empresas, los afiliados), entes que
para nada sirven y para nada valen (caso de las llamadas Cámaras de comercio
industria y navegación, parásitos donde los haya) y otra variada fauna,
sirven de ejemplo y servirian para multiples e inacabables hilos.
Post by gsmiga
Es necesario dar a conocer algo de lo mucho que España hizo por Cataluña, más
que nada, porque los tiempos que vivimos, y más aún los que se avecinan, van
en sentido contrario.
Hoy no se habla más que de "balanzas fiscales", y "aportaciones de Cataluña
al Estado", como si en lugar de aportar los ciudadanos a través de sus impues
tos, lo hiciesen las regiones, cosa completamente incierta.
Pero como vivimos en el mundo de la falacia, es permisible todo lo que contri
buya a dar la impresión de que Cataluña ha estado esquilmada, hasta ahora, por
el resto de España.
Es necesario que expliquemos por qué hay la presión que existe para que se
apruebe el estatuto catalán, que está en vísperas, lo que permitirá, entre
otras cosas, una relación privilegiada en el aspecto económico de Cataluña con
el "resto" del Estado que va quedando.
Esta exigencia tiene su orígen en que las élites catalanas siempre han envidia
do el privilegiado "concierto" y "cupo" vasconavarro, que les permite recaudar
a ellos los tributos, y pagar al Estado un raquítico 10% de lo recogido, al
tiempo que se benefician de los servicios generales del Estado-como la Seguri
dad Social, por ejemplo-sin "rascar" un solo euro de la bolsa.
Naturalmente, los catalanes se dijeron..."pues nosotros también". Y todo ha si
do rapiñar fondos del Estado luchando con los Gobiernos centrales, hasta que
llegó Zapatero, en que la cosa ya comenzó a marchar cuesta abajo.
Conviene señalar que Cataluña nunca buscó la reparación de la desigual injusti
cia que se tolera hacia Vascongadas y Navarra, sino extenderla hacia sí misma,
y pasar a tener una relación privilegiada con el Estado al igual que aquellas.
En la Transición se pudo haber aprovechado para igualar a todas las provincias,
porque si se trataba de comenzar de nuevo, ningún sentido tenía partir del pri
vilegio injustificable de unas regiones sobre otras. No se hizo así, y se creó
una Constitución con un título VIII, que lleva en sí el germen del desventra
miento del Estado que ya se aproxima, de la mano de la señora Casas-pro separa
tista-y sus cuates del TC.
Pero ahora cumple señalar la forma en que Cataluña se ha beneficiado, largo y
tendido del resto de España, sin reconocerlo y aún negándolo, que tiene su re
cochineo. Y a tal efecto, dedicaremos las siguientes líneas.
Como región industrial puntera de España, Cataluña siempre obtuvo un trato favo
ravle para la comercialización de sus productos en el mercado interior. Ya he
relatado en nota anterior algunas de las características del beneficio catalán
en cuanto a la "colocación" de su producción y la ayuda estatal en tal empeño.
Desde 1737, se ha dotado a las hilaturas catalanas de un régimen de monopolio
en cuanto al aprovechamiento del mercado español. Ojo, porque en la época que
citamos, el mercado abarcaba Hispanoamérica y Filipinas, aparte de las Maria
nas, las Palao y otras dependencias menores del Pacífico. Tremendo mercado.
Fué precísamente la pérdida del "jugosísimo" mercado "ultramarino", cuyo monopo
lio textil disfrutaban los tejedores catalanes, lo que produjo la irritación su
pina en el patriciado catalán por la anulación de un enorme porcentaje de su
producción que ahora habrían de reducir forzosamente. Allí comenzó a alborear
el "nacionalismo independentista catalán". Por causa del vil metal, como siem
pre. Y esto es así, porque las grandes burguesías no tienen más patria que la
bolsa.
Cuando llegó el siglo XX, Cataluña había seguido monopolizando el mercado inter
no español-ya muy reducido, como acabamos de ver-y se había acostumbrado a
trabajar en régimen de monopolio, con lo cual su competitividad de cara al exte
rior se había reducido mucho. No tanto en cuanto a la calidad de las telas,
sino en cuanto a los costes de producción y comercialización. Por eso, el Go
bierno español, acosado por los gastos de la recientemente disputada-y perdida-
querra hispano-norteamericana, decidió en 1912, liberalizar el mercado con el
fín de no mantener compromisos exclusivos con las diversas producciones espa
ñolas y dejar que se desenvolviesen en el mercado interno en régimen de libre
competencia.
Los catalanes pusieron el grito en el cielo. No estaban acostumbrados a compe
tir en mercado abierto, y estimaban que el mercado español debería pertenecer
les en exclusiva, como hasta la fecha había ocurrido. Lo que dió lugar a una
exacerbación del independentismo, y a la constante remisión a Madrid de las co
rrespondientes "comisiones" de fabricantes para "arreglar" el asunto catalán.
Hubo otro efecto más feo, que dió lugar al comienzo del pistolerismo catalán,
con las luchas entre las organizaciones sindicales y patronales, que decidieron
usar el despido masivo de obreros de los telares como medio de presión ante
Madrid, con objeto de volver a disfrutar de un mercado "cautivo" para su pro
ducción.
Esto se vió confirmado por la participación-en un primer momento-de la burgue
sía fabricante en la Huelga General de 1917, a instancias del señor Cambó, que
en aquellos momentos era un ferviente independentista. Luego, acabaría como
partidario de Franco...qué vueltas da el mundo...¿a que sí?
El caso es que, como ha sucedido siempre, se acabó atendiendo a las peticiones
catalanas, y se aplicó un ARANCEL, no menos del 36%-una auténtica salvajada-
para todas las hilaturas que tratasen de competir en el mercado español...que
con semejante recargo no podían competir con los productos catalanes. Volvie
ron a adueñarse del mercado patrio, claro está. Así cualquiera.
Dicho ARANCEL, imjplantado a sugerencia de Cambó en 1922, se mantuvo en vigor,
ininterrumpidamente, hasta 1960. En dicha fecha fué abolido para, entre otros
efectos benéficos, permitir el crecimiento industrial en el resto del país.
De modo que los polos industriales dejaron de estar reducidos a Vascongadas y
Cataluña, y se desarrolaron industrias en lugares como Pontevedra, Asturias,
Cádiz, Navarra, Tarragona, Madrid, Santander, ctc...Pero debe quedar constan
cia de que consiguieron lo que pretendían, que no era sino la continuidad de
la política comercial desde antes de Fernando VII hasta la reseñada fecha de
1960, con la exígua excepción de los años que discurren entre 1913-1922.
Verdad es que a Cataluña, dada la prosperidad de los años siguientes, y el
ventajoso cambio de nuestra peseta, le permitían exportar al exterior un volu
men no inferior al 46% de su producción. El resto lo tenían asegurado en el
mercado interior.
Con razón los dorados años sesenta fueron los del "milagro español", con un
cremiento exponencial del PIB entre un 6-7%, cuando Europa crecía a razón de
un 4-6%. Gracias al Plan de Estabilización de 1959, se abandonó la práctica
autárquica, lo que benefició nuestro desarrollo económico de manera singular. Y
fueron las regiones industrializadas como Cataluña y Vascongadas, las más bene
ficiadas y consideradas los "motores" de nuestro desarrollo.
Motores, cierto, pero con la inversión y apoyo del resto de España y de sus Go
biernos de cualquier época desde Carlos III. Que ahora, en medio de su egoísmo,
se olvidan de recordar. Y con un Presidente desconocedor dee nuestra Historia,
aparte de dogmático, radical y sectario...lo tienen a huevo, dicho sea con per
dón. Que se vaya sabiendo...
Loading...